Modelo Demanda a Grupo Bafar | Empresa Mexicana de Carnes Frías

La modelo Gabriela Rosés Betancor mantiene una demanda contra Gurpo Bafar por el uso indebido de su imagen tras una campaña que realizó para ellos….

gabriela roses betacor

Modelo Demanda a Grupo Bafar | Empresa Mexicana de Carnes Frías

http://www.yocancun.com/eventos/certificacion-en-image-coaching-en-cancun/

De verdad Super Promoción, comunícate con Edith Cabrera al 9982239676. Meciona Yo Cancún

Noticias Yo Internacional.- Sí, esta es la historia de una guapa uruguaya —que dice estar enamorada de México— contra una de las empresas alimenticias más grandes y poderosas del país. Es la historia de una cotizada modelo de terso rostro contra un gigante de la caza de animales. Es la historia del pleito entre Gabriela Rosés Bentancor, casada con el joven cineasta de 37 Carl Rinsh (estadunidense director de la película 47 Ronin que ha trabajado con Ridley Scott y a cuya boda, en enero de 2014, acudió gente como el actor Keanu Reeves), y el Grupo Bafar, empresa chihuahuense —propiedad de Eugenio Baeza Fares— dueña de marcas de carnes frías y quesos como Sabori, Parma y Campestre, que al segundo trimestre de este año reportó ventas netas por cuatro mil 698 millones de pesos y una utilidad bruta de mil 223 millones de pesos.

Esta es una de esas historias de guerras en tribunales en la que parecía haber una vulnerable David y un invencible Goliat, pero que se convirtió ya en una batalla de pujantes despachos de abogados por el aparente uso indebido de la imagen de la modelo en miles de empaques de alimentos. Esta es una historia que pudo haber sido resuelta con cuatro mil dólares y que ahora puede terminar con un pago multimillonario, un gasto de decenas de millones de pesos…

La historia

Enero de 2010. Montevideo, Uruguay. La empresa productora Oriental Films hace castings para comerciales y fotografías que serán usados por la marca mexicana Sabori. La altísima modelo local (más de 1.80 metros de altura) Gabriela Rosés, que en México trabaja para la reconocida agencia Contempo, gana, se queda, como se dice en el argot del modelaje.

El 4 de febrero de 2010 firma un contrato para que, durante dos años (24 meses exactos) su imagen sea usada por Sabori en televisión, cine, internet y medios gráficos (incluyendo carteleras, empaques y puntos de venta). Por un pago de cuatro mil dólares, Gabriela se convierte en la mujer con rostro de cara lavada y figura esbelta (un look de joven ama de casa de clase media-alta) que anuncia los productos más sanos entre las carnes frías de Grupo Bafar.

El target de Sabori es el de clientes con perfil socioeconómico AB, la gente de más dinero que gusta de jamones y pavos reducidos en sales y sin mucho colesterol. La gente que puede escoger lo que come y que gusta de la vida light. La página de Grupo Bafar se ocupa de Sabori así:

Sabori. El único que te cuida. Para ti que buscas +, Sabori es la única que te cuida, porque ha desarrollado productos de alto valor nutritivo bajos en sal y grasas. Es la marca de carnes frías más saludable del mercado que te ofrece + salud, + proteína,+ omega 3, + calcio, -grasa, -colesterol, -sal. Jamón de pavo, pechuga de pavo, salchichas de pavo.

Todos contentos.

La modelo

Pero… el 3 de febrero de 2012, al concluir el contrato con la modelo, alguien en Grupo Bafar decide seguir utilizando la imagen de Gabriela. No avisa a nadie, no pide permiso. Asume algún ejecutivo de Bafar que una modelo internacional que viaja por el mundo no se percatará de que su rostro sigue apareciendo en México en anuncios y empaques colocados en anaqueles de supermercados. Asumió mal. La modelo de 29 años, que radica en Los Ángeles con su marido, y que trabaja desde los 16 años en el mundo de las pasarelas (con eso, con el modelaje, pagaba sus estudios primero de medicina y, después de viajar a París, de Diseño de Modas) narra su versión de la historia con un tono de voz tímido cuando se enciende la cámara…

¿Cómo te percataste que seguían usando tu imagen?

—Mi cuñado estaba viajando en algún sitio de las costas mexicanas y vio un camión y toma una foto y me dice: “Pero mira, ¡qué guapa te ves!”. Y yo dije: “Guapa sí, es verdad (sonríe con mueca de broma), pero estamos en 2013, ese contrato está finalizado”. Y entonces hice lo que es la actitud correcta, que es contactar a tu agencia de modelos (Contempo) y ésta contacta con un representante del grupo. Hay cosas predeterminadas (en el mundo del modelaje): cada vez que se va a renovar el contrato, se pregunta a la modelo que si quiere hacerlo y se aplican otras cifras, pero eso no sucedió. Entra en contacto la persona jurídica de la agencia y la persona jurídica del cliente, en este caso Grupo Bafar, y deben llegar a un acuerdo.

¿Cuál fue la respuesta de Bafar?

—Fue: “Te ofrecemos esto o nada”. Tardaron bastante en dar una respuesta y ofrecieron una suma mínima…

¿Cuánto?

—200 dólares.

¿200 dólares? —se le insiste con voz incrédula.

—Sí, 200 dólares, a lo cual yo me negué, y dije que no me parecía justo. Ellos dijeron que eso era todo y decidí asesorarme legalmente. Como no se llegó a un acuerdo amigable yo dejé todo en manos de los abogados. Yo soy un individuo contra una gran compañía.

¿En concreto qué has pedido, que te paguen qué?

—Yo he planteado que se practique la ley, nada más. No he hecho una petición ni nada. Es lo que señale la ley mexicana.

¿Y tienes un idea de cuánto es lo que corresponde?

—La ley prevé 40 por ciento de las ventas dentro del periodo usado sin mi autorización mi imagen. De la venta total de los productos con mi imagen…


Imagen de la campaña que realizó la modelo para Grupo Bafar.

¿Por qué lo hiciste? Tú eres una persona (que vive muy bien iba a decir, a la que le va muy bien, pero me interrumpe con voz delicada y mirada firme)…

—Como lo hace cualquier individuo que trabaja y necesita recibir su sueldo. Como cualquier otro profesional. Mi trabajo es ser modelo y recibo un pago por eso. Yo no tengo ningún problema con la imagen, para mí la campaña ha sido un éxito, estar asociada con algo que es un producto saludable, un producto distribuido a escala nacional, con eso no tengo ningún problema. No es un daño moral, no es mi imagen que ha sido dañada. Simplemente es un hecho lógico, justo y material. Tú haces un trabajo por el cual te deben pagar…

¿No permitir que un gigante, un ente poderoso abuse de un individuo, de una persona?

—Ese es el hecho. Y busqué a una firma de abogados que me pudiera apoyar y acompañar en este caso, porque siempre se dan estos casos en los que compañías tan grandes se aprovechan de cierta forma de un individuo. Y lo único que hay que hacer es tratar de que se cumpla la ley.

¿Y Oriental Films no dice nada?

—Ellos son la productora. Ellos son contratados para hacer el material, para hacer el comercial y la fotografía. Y hasta ahí termina su trabajo. Entregan el material al cliente y el cliente empaca jamones… —vuelve a sonreír.

Arochi & Lindner es el bufete de abogados que defiende a la modelo uruguaya. Es uno de los despachos con más prestigio en América Latina (también tiene oficina en España) en lo que se refiere a propiedad intelectual. En el piso 20 de un enorme edificio de Insurgentes Sur, en un espacio de doble altura con obras de arte como una descomunal escultura de Javier Marín, el abogado asociado Mario Uribe informa que han pedido una prueba pericial en la contabilidad de Bafar: un perito contador público va a revisar todas las operaciones contables de la empresa, en particular de Sabori, para determinar cuántos productos con la imagen de Gabriela se han vendido y con base en eso poder determinar un monto.

—No hemos hecho cálculo, se lo hemos dejado a los expertos para que ellos digan: “Se vendieron 152 o 153 jamones con la imagen de Gabriela”. Seguramente no son 152 jamones… —desliza con ese sarcasmo típico en los abogados.

—O sí, son 152, pero quién sabe con cuántos ceros después del 152… —ironiza alguien más.

Gabriela finaliza:

“No estoy dañada porque mi imagen está en un jamón, es simplemente un asunto de por qué hacen las cosas así. ¿Porque se creen que estoy en Uruguay y que nunca me iba a enterar? Eso es manoseo…

Pero, ¿de qué tamaño es Bafar? Es grande, muy grande.

¿Y qué dice de todo esto?

Respuesta de Bafar

Se le pidió, vía sus correos institucionales, un posicionamiento a Grupo Bafar. No hubo respuesta, más allá de un comunicado que hizo público, en el cual desestima el caso, afirma que se trata de una mala interpretación de leyes, y asegura que la modelo tiene “pretensiones desproporcionadas”. Aquí el documento:

“Ante el reclamo que sostiene la ciudadana de origen uruguayo Gabriela Rosés contra grupo Bafar por un supuesto uso extendido de imagen, el corporativo con sede en Chihuahua aclara que la modelo en cuestión fue contratada por una agencia de publicidad para desarrollar campañas de mercadotecnia de la empresa. Los contratos y el pago de los servicios de Gabriela Rosés fueron cubiertos en su momento por Oriental Films.

“El litigio que interpone dicha persona es a causa de una mala interpretación que se da a las leyes de propiedad intelectual de nuestro país para el pago de daños y perjuicios en esta materia, cuestiones contractuales que versan sobre un supuesto uso extendido de la imagen de modelos en anuncios publicitarios en los que solo procede el pago adicional previsto en ley.

“El expediente que ha formulado Gabriela Rosés Betancor a Grupo Bafar es uno de los numerosos casos que se han venido presentando ante los tribunales de nuestro país, a partir de la reforma que sufrió la Ley Federal del Derecho de Autor el 10 de junio de 2013, que abrió la posibilidad de demandar el pago de daños y perjuicios por violación a derechos de propiedad intelectual. Afortunadamente para los empresarios mexicanos también existen argumentos legales para no ser afectados por este tipo de demandas.

“Grupo Bafar es una empresa que protege sus derechos de propiedad intelectual y que respeta los derechos de terceros, lo que no significa que acceda a pretensiones desproporcionadas y fuera del contexto legal con las que se busca sacar ventaja de cuestiones meramente publicitarias.”

Bafar

En su página de internet se lee que Grupo Bafar es una empresa que cuenta con más 28 años de experiencia en la elaboración, distribución y comercialización de carnes frías. Cuenta con diez marcas que van desde “productos finamente madurados, marcas dirigidas a la salud y nutrición, hasta embutidos económicos”. Además, tiene dos cadenas de autoservicio (Tiendas BIF y Carnemart) especializadas en carnes rojas y su propia línea de exportación de embutidos.

En 1999 la empresa fue elegida como “La empresa más admirable” por Expansión. En 2003 ganó el Premio Nacional de Mercadotecnia por la trayectoria industrial y empresarial. En 2007 obtuvo el Premio Nacional Agroalimentario. En 2008 Sabori fue reconocida por Mexico’s Greatest Brands como “La mejor marca en México”. Ese mismo año Grupo Bafar recibió “los dos reconocimientos más importantes a escala nacional”: el Premio Nacional de Calidad y Competitividad en la categoría “Empresa Grande Industrial” y el Premio Nacional de Tecnología, gracias a su innovación y desarrollo tecnológico en productos y procesos.

Grupo Bafar, que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) bajo la clave BAFAR, exporta productos que van desde carnes frías, quesos, comidas preparadas, pollo y res hasta productos madurados a países como Japón, China, Guatemala, Estados Unidos y Cuba.

Estos son algunos de los números del grupo hasta el segundo trimestre de este año, de acuerdo a los datos que envió a la BMV, correspondientes a sus Resultados Operativos Acumulados:

“Las ventas netas acumuladas incrementaron de forma destacada 11.1 por ciento en comparación con 2014, pasando de cuatro mil 228.4 millones de pesos en 2014 a cuatro mil 698 millones de pesos en 2015, mientras que el volumen incrementó 6.5 por ciento.

“La utilidad bruta acumulada creció 9.6 por ciento durante el mismo periodo de 2015, para llegar a mil 223.6 millones de pesos, con un margen bruto de 26 por ciento en comparación con 26.9 por ciento registrado en el mismo periodo del año anterior.

“La utilidad de operación presenta un incremento de 3.3 por ciento respecto a los 313.5 millones de pesos registrados en el primer semestre de 2014, para llegar a 323.9 millones de pesos acumulados en 2015, manteniendo un margen operativo de 6.9 por ciento.”

Grupo Bafar y la caceria

Gabriela Rosés Batancor, la modelo casada con un hombre de Hollywood, contra el gigante de los embutidos y quesos, el Grupo Bafar, que en su misma página de internet también ofrece, para los que les gustan de actividades como las que solía tener el antiguo rey Juan Carlos de España, su “reserva cinegética de clase mundial”, un coto de caza de… “100 mil hectáreas privadas, donde usted podrá disfrutar de una gran diversidad de flora y fauna de la región”.

Ahí, si usted tiene buen dinero, podrá cazar a gusto “las siguientes especies: borrego cimarrón, venado bura, venado cola blanca coues, elk, búfalo, guajolote silvestre, lince, puma, coyote, jabalí, codorniz y faisán”.

Y además, Grupo Bafar le ofrece esto: “¡Usted elige! Cacería con arco, rifle o escopeta”.

La delgada modelo y el gigante de la caza y los alimentos embutidos…


Imagen que publica Grupo Bafar en su sitio web, de las personas que han acudido a su ‘reserva cinegética’

Por: sipse.com