Manuel Alamilla estalla tras ser cuestionado por el Congreso

La prepotencia, soberbia y trato déspota de Manuel Alamilla Ceballos, oficial mayor del Gobierno del Estado, quedó de nuevo en evidencia tras ser duramente cuestionado por la prensa tras salir de su comparecencia ante la XV Legislatura…

Manuel Alamilla estalla tras ser cuestionado por el Congreso

https://www.facebook.com/CongresoQRoo/?ref=page_internal

Noticias Yo Chetumal, QUintana Roo.- La prepotencia, soberbia y trato déspota de Manuel Alamilla Ceballos, oficial mayor del Gobierno del Estado, quedó de nuevo en evidencia tras ser duramente cuestionado por la prensa tras salir de su comparecencia ante la XV Legislatura, donde presentó más discursos que respuestas concretas y lejos de despejar dudas, creó mayor incertidumbre ante las cifras presentadas. Sus explicaciones fueron tachadas como una burla.

Fue tal su frustración, que al término de la comparecencia salió de la reunión empujando a los reporteros para evitar ser cuestionado sobre las inconsistencias que presentó a los diputados.

Un periodista le preguntó al oficial mayor que si su esposa iba a seguir trabajando en el gobierno, a pesar de que había choque de intereses, a lo que el flamante funcionario respondió “¡Pregúntale a ella!”.

Otro más le cuestionó sobre el nepotismo que solapa la dependencia a su cargo, a lo que sólo respondía “Cuál, pero cuál. Es muy genérica tu pregunta, no entiendo”. Al final, huyó y se subió a su flamante camioneta.

Durante la comparecencia ante la comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta del Congreso del Estado, para ampliar la información del Primer Informe de Gobierno, el oficial mayor no supo responder a los fuertes cuestionamientos de los diputados del PRI, PVEM y PES, incluso fue duramente criticado por diputados del PAN y PRD.

 

NO CONVENCIÓ A DIPUTADOS

Cifras maquilladas y supuestos logros en el incremento de empleos, disminución en los gastos operativos, como el ahorro de gasolina, y mayor apoyo en la entrega de licitación a empresas locales, fue lo que presentó Alamilla Ceballos.

El diputado Emiliano Ramos Hernández en reiteradas ocasiones le pidió al oficial mayor ser más preciso en sus respuestas, pues era más retórico que concreto, pues la información vertida ocasionaba más dudas.

El diputado Eduardo Martínez Arcila pidió que los colaboradores de Alamilla Ceballos le dieran la información correcta, pues la exposición carecía de información y de cifras que no cuadraban.

El diputado Alberto Vado Morales, reprobó la responsabilidad del Alamilla Ceballos de presentarse a rendir cuentas sin la mínima información y que no era posible que en ese instante los colaboradores estuvieran solicitando información para entregar al término de la comparecencia, cuando debía ser entregada al momento.

La diputada Leslie Hendricks Rubio le respondió que era poco creíble la cifra que presentó de los 98 trabajadores que fueron despedidos o que renunciaron voluntariamente, ya que ella atendió a poco más de 50 personas que denunciaron que fueron despedidos injustificadamente, por lo que reconoció que fueron 140 los que se despidieron.

El diputado José Carlos Toledo Medina fue quien le pidió una explicación sobre la contratación de su esposa Tristana Hernández Villegas, como directora de Imagen Institucional del Gobierno del Estado, quien cobra un sueldo de 110 mil pesos mensuales, además de pagar a Juan de la Luz Enríquez Kanfachi, por supuesto trabajo de asesoramiento, un sueldo de 124 mil pesos mensuales, cuando se realizaron muchos despidos.

El diputado José de la Peña Ruiz de Chávez le cuestionó la opacidad de la licitación de los uniformes escolares, por tallas diferentes a las necesitadas y la falta de cumplimento de la empresa “Adicon” en la entrega de los kits, pues aún faltan poco más de 100 mil paquetes de uniformes, a un mes y medio de que inició el ciclo escolar.

Además, la justificación del oficial mayor de que el retraso de la entrega de los kits es debido al sismo que se presentó en el centro del país, no cayó en gracia de los diputados, pues señalaron que trataba de insultar la inteligencia de los presentes.

La información vertida por el oficial mayor para ampliar la información del primer informe, dejó entrever la falta de responsabilidad de Alamilla Ceballos, quien fue más retórico que concreto y que esto fue varias veces señalado por los diputados.

Además de que cayó en mayores contradicciones, al grado que fue corregido por sus propios colaboradores.

Los diputados programaron un receso para continuar con la comparecencia, por lo que ésta se reanudará hasta el próximo martes a las 11 de la mañana.