La Historia del Tupper

Descubre cómo surgió el Tupper…

La Historia del Tupper

La Historia del Tupper

https://www.facebook.com/esqualos/?fref=ts

Noticias Yo Vida y Estilo.- 

1) Las reuniones para vender tuppers: Aunque ya han pasado un poco de moda, estas reuniones fueron una mera estrategia de marketing creada por los publicistas de Tupperware. ¿Qué mejor vocero de su producto que las mismas madres? Para esto, las amas de casa se reunían cada semana en un hogar en donde la vendedora oficial del producto les platicaba sobre las novedades de la marca y ¡los ponía a prueba! En estas juntas, no podían faltar el café, galletitas de caja y el buen chisme de la “casquivana” de la colonia.

2) El itacate: En México, la comida es uno de los símbolos más importantes que está involucrado en un gran número de rituales. Un buen anfitrión en nuestro país, prepara alimentos hasta para los que quieren llevar itacate en tupper. La mamá conocedora, jamás de los jamases lo manda en un tupper de los buenos, para eso están los recipientes vacíos de crema o mantequilla; no se arriesgaría a perder uno de los buenos.

3) Alpura y Lala, los máximos productores de tuppers: Como lo mencionamos arriba, el ingenio mexicano es grande… y el de las mamás, más. Obviamente, los tuppers son preciados por su alto costo y las mamás son las heroínas del ahorro. Para evitar poner en riesgo los tuppers de valor, han buscado opciones para remplazarlos pero seguir manteniendo su comida intacta: ¡los recipientes de crema, mantequilla y helado!

4) El tupper Godín: ¿Qué haríamos los Godínez si tuviéramos que pagar a diario comida en las calles? Afortunadamente, los tuppers brindan la ventaja de llevar la comida preparada por nuestras madres al trabajo. Los riesgos que corres son que se te riegue la sopa en el portafolio o, peor, lo pierdas y te deshereden.

5) El recalentado: Diciembre es uno de los meses más deliciosos, sí, deliciosos por la cantidad de rica comida que se prepara. Afortunadamente (o NO), las mamás encuentran en los tuppers el arma perfecta para hacer durar esos deliciosos platillos durante meses. Así que puede llegar San Valentín y tú seguir comiendo del rico pavo navideño.

Como conclusión, NUNCA pongas en riesgo un tupper de tu madre. Si la amas, los cuidarás y amarás tanto como ella lo hace.

Por: prodigy.msn.com