Juez Libera a 2 Adolescentes que Abusaron de Niña de 2 años

Llorando desgarradoramente María Jesús Rodríguez Gerónimo exigía justicia para los adolescentes que abusaron a su hijita de 2 años y 4 meses, y se lamentaba de no haber sido advertida por su familia de que sus sobrinos tenían antecedentes…

Juez Libera a 2 Adolescentes que Abusaron de Niña de 2 años

Juez Libera a 2 Adolescentes que Abusaron de Niña de 2 años

Menciona Yo cancun

Menciona Yo cancun

Noticias Yo Cancún, Quintana Roo.- Llorando desgarradoramente María Jesús Rodríguez Gerónimo exigía justicia para los adolescentes que violaron a su hijita de 2 años y 4 meses, y se lamentaba de no haber sido advertida por su familia de que sus sobrinos tenían antecedentes de haber mancillado sexualmente a hermanitas y primas y una de ellas, de apenas 12 años, de haberla embarazado.

Desde la semana pasada organizaciones civiles hicieron la convocatoria en redes para manifestarse, en contra de la violación y abuso infantil en Cancún, medio día en Plaza de la Reforma. Así que ayer los inconformes, la mayoría mujeres y madres, y algunos menores, realizaron la protesta exhibiendo cartulinas con las siguientes consignas: “JUSTICIA PARA MI BEBÉ”, “NO AL ABUSO SEXUAL” , “NO AL ABUSO INFANTIL, JUSTICIA PARA LA BEBÉ”.

De los casos conocidos por la excesiva violencia con la que fueron cometidos, en estos dos últimos meses: tres niñas han sido violadas, una de ellas asesinada, otra golpeada salvajemente por cuya causa sigue internada en el hospital, y de estos tres casos en sólo uno fue detenido el agresor.

Rodríguez Gerónimo, ansiosa por dar a conocer su caso a fin de evitar que sus sobrinos fueran liberados porque cuando fueron detenidos por la policía, apenas momentos después de cometida su fechoría, le dijeron burlándose de ella que no les harían nada porque eran menores, decidió participar en la protesta a donde exigió “Justicia”.

Tal como se lo vaticinaron, los menores efectivamente fueron liberados por órdenes del juez, apenas unas horas acabada la manifestación.

Con pancartas la joven mujer narró la tragedia que envuelve a la más pequeña de sus cuatro hijos y, por ende, a toda la familia:

En días posteriores a esa mañana de jueves en el que su bebé VNPR saliera llorando de la casa donde dio cobijo a los dos adolescentes, hijos de sus hermanas, y con el pañal ensangrentado, fue enterada por un cuñado y otros familiares en Tabasco que J.C.R.G. y R.O. R., ambos de 13 años de edad, habían presuntamente violado a dos de sus hermanas de 10 y 15 años, sus primas de 7, 10 y 12, y otra más, también de 12, que presuntamente quedó embarazada a raíz de ese ultraje.

El par de chamacos fueron enviados con ella porque se había vuelto “insoportables e incontrolables”, pero nunca le informaron la verdadera razón o los antecedentes reales, ya que la abuela no sólo guardó silencio sino impidió la denuncia en su contra con el argumento de que “las cosas de la familia se quedan familia”.

Con el llanto desbordándosele María Jesús relató dijo que pese a la violación de la que fue víctima la más pequeña de sus 4 hijos, quien señaló a sus primos como agresores y las pruebas que se les hicieron resultaron positivas, éstos salieron en libertad y sus madres niegan el ilícito cometido por sus hijos.

A través de una conversación telefónica con uno de sus cuñados, la cual compartió con reporteros, se supo que no era el primer crimen cometido por el par de adolescentes, pues uno habría violado a seis menores de edad en Tabasco, y lo peor es que las mamás y la abuela están enteradas y no hicieron nada y menos aún le advirtieron para que estuviera preparada y evitara esta nueva tragedia.

La violación de su hija quedó totalmente demostrada con las pruebas que le hicieron a la sangre en el pañal de la niña y las pruebas de semen practicadas a los menores, tras el ataque ocurrido en el domicilio ubicado en la colonia irregular “Nuevo Jerusalén” en Isla Mujeres, donde la niña se encontraba sin supervisión de un adulto.

Informó que al ser enterada por la propia pequeña, en medio del llanto, que J y R la habían lastimado, llamó a la policía, pero al subir a la patrulla le gritaron que los dejarían libres porque eran menores y nuevamente la abuela aconsejó no presentar la denuncia.

Durante la manifestación, primero a las puertas de Palacio Municipal y después en la avenida Tulum, alrededor de 30 personas, mostraron su coraje y dolor por este tipo de agresiones a las niñas que viven en Cancún.

Consideraron que todo esto debe servir también como una advertencia a los padres para que estén atentos en el cuidado de sus hijos y de la conducta de familiares y allegados, e hicieron un llamado a la familia a no encubrir los delitos porque de esa forma se obstruye la acción de la justicia y no se puede brindar ayuda oportuna a las víctimas.

Por María Cristina de la Cruz