En México existen 182 Áreas Naturales Protegidas | Conócelas

En México existen 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) decretadas con más de 90 millones de hectáreas destinadas a la conservación de la biodiversidad, las cuales representan el 10.6 por ciento del territorio nacional continental…

En México existen 182 Áreas Naturales Protegidas | Conócelas

DAME CLICK
DAME CLICK
DAME CLICK
DAME CLICK
DAME CLICK

Noticias Yo México.- En México existen 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) decretadas con más de 90 millones de hectáreas destinadas a la conservación de la biodiversidad, las cuales representan el 10.6 por ciento del territorio nacional continental y 22.05 por ciento de la superficie marina del país.

Su principal objetivo es la protección, conservación, restauración y desarrollo de ecosistemas donde el ambiente no ha sido significativamente alterado y que producen beneficios ecológicos para el entorno y los seres humanos.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) es la encargada de administrar las ANP que se distribuyen en nueve zonas: Península de Baja California y Pacífico Norte; Noroeste y Alto Golfo de California; Norte y Sierra Madre Occidental.

Asimismo, Norte y Sierra Madre Oriental; Occidente y Pacífico Centro; Centro y Eje Neovolcánico; Planicie Costera y Golfo de México; Frontera Sur, Istmo y Pacífico Sur; Península de Yucatán y Caribe Mexicano.

Algunos de los espacios protegidos con más reconocimiento son la reserva de la biosfera Isla Guadalupe, Baja California; la biosfera de la Mariposa Monarca, Michoacán; la reserva de la biosfera del Pinacate, Sonora; el área de protección Cuatrociénegas, Coahuila; el parque nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, Estado de México y Puebla; y el parque nacional Arrecifes de Cozumel, Quintana Roo.

Existen seis categorías de manejo para las ANP. La más considerable de acuerdo a la superficie que ocupa, es la reserva de la biosfera con 85.6 por ciento del territorio de las ANP, seguido por las áreas de protección de flora y fauna (7.7 por ciento), las áreas de protección de recursos naturales (4.96 por ciento), parques nacionales (1.55 por ciento), santuarios (0.17 por ciento) y los monumentos naturales (0.02 por ciento).

Sin embargo, la relevancia cambia si se toma en cuenta el número de áreas protegidas que se tiene registrado; en este caso los parques nacionales terrestres y marinos son los que tienen mayor cantidad (66), de acuerdo con datos de la Conanp de mayo 2017.

Sumado a las 182 ANP federales decretadas con extensión total de 90 millones 839 mil 521.55 hectáreas, la Conanp apoya a 384 Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación, con una superficie de 413 mil 103 hectáreas.

Para que un territorio sea considerado como ANP se debe declarar mediante un decreto presidencial o través de la certificación de un área cuyos propietarios la destinen a su conservación.

La Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, los reglamentos internos, los programas de manejo y de ordenamiento ecológico establecen las actividades que pueden llevarse a cabo en las áreas protegidas, así como la categoría de manejo a la que pertenecen.

En las áreas destinadas voluntariamente a la conservación se encuentran los parques y reservas estatales, las zonas de conservación ecológica municipales y demás modalidades constituidas en los estatutos locales.

La ley general identifica y delimita las ANP de acuerdo con sus elementos biológicos, físicos y socioeconómicos, por lo que las subdivide en zonas núcleo, cuyo objetivo es la preservación de los ecosistemas a mediano y largo plazo, y las zonas de amortiguamiento que tienen la función de generar un desarrollo sustentable para el área.

La legislación también establece que en las áreas naturales protegidas no podrán instalarse nuevos centros de población.

Dentro de las actividades que se realizan en las ANP destacan los proyectos para preservar ambientes naturales representativos y ecosistemas frágiles, con el fin asegurar el equilibrio y la continuidad de procesos ecológicos y evolutivos.

También se busca aprovechar de forma sustentable la biodiversidad del territorio nacional, salvaguardando la variedad genética de las especies silvestres y resguardando a las especies en riesgo.

La investigación científica y educación ambiental son una parte primordial de las ANP, pues la generación y divulgación de conocimientos permiten la protección de elementos naturales, monumentos arqueológicos e históricos que son de gran importancia para la cultura e identidad de los mexicanos.

En 2016 durante la Conferencia de las Partes (COP13), México se sumó al Plan Estratégico 2011-2020 del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), con el compromiso de cumplir las Metas de Aichi, dictadas en el mismo plan, entre las que destaca la meta 11, que sugiere que al menos el 17% de áreas terrestres y aguas continentales, y el 10% de áreas marinas y costeras, tengan algún régimen de protección.

Durante el informe de Áreas Naturales Protegidas de la COP13, celebrada en Cancún, Quintana Roo, en diciembre del año pasado, la Conanp informó que la superficie terrestre del país que cuenta con una política ambiental, asciende al 15.91 por ciento del territorio nacional, mientras que la superficie marina protegida equivalente al 22.29 por ciento del territorio mexicano.

Con estas cifras que consideran las ANP federales decretadas, las áreas destinadas voluntariamente a la conservación y los espacios con políticas ecológicas locales, se da cuenta de los avances que tiene México en la conservación ambiental.

Por. Notimex