El Obispo Incómodo para Peña Nieto | Eugenio Andrés Lira Rugarcía

Un mal sabor de boca entre políticos y obispos dejó la actuación del secretario general del Episcopado, Eugenio Andrés Lira Rugarcía, en la organización de la visita del papa Francisco a territorio mexicano…

Eugenio Andrés Lira Rugarcía

El Obispo Incómodo para Peña Nieto | Eugenio Andrés Lira Rugarcía

https://es-la.facebook.com/CESUMcancun

Obtén 15% de Descuento
Mencionando Yo Cancún

Yo Columnistas.- Un mal sabor de boca entre políticos y obispos dejó la actuación del secretario general del Episcopado, Eugenio Andrés Lira Rugarcía, en la organización de la visita del papa Francisco a territorio mexicano.

Encargado de algunos aspectos logísticos, acaparó los boletos que debieron entregarse a los prelados para que a su vez los repartieran a la grey —esta fue la instrucción del Vaticano—.

Nos dicen que esa fue la razón por la que algunos sitios de la visita papal lucieron sin brillo y sin la gente esperada —se llegó a hablar de millones de feligreses que acudirían a las misas, como en Ecatepec—.

Pero el punto más álgido fue la tensión que generó con el arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, con quien anda de lo más peleado. Todos sus desaires le serán cobrados en la sucesión de la Conferencia del Episcopado Mexicano, programada para abril, nos anticipan. ¡Amén!

Una más, de monseñor Lira

Las descortesías de don Eugenio Andrés Lira Rugarcía, por cierto, se dieron a los más altos niveles.

Nos informan que el equipo de Los Pinos hizo contacto con el obispo Lira Rugarcía para darle a conocer que el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera estaban por llegar el sábado pasado a la Basílica para estar presentes en la misa del papa Francisco.

Sin embargo, el secretario general del Episcopado no movió un solo dedo para que alguna persona del clero recibiera al jefe del Ejecutivo y a la primera dama, para llevarlos a la primera fila del recinto religioso.

Ambos esperaron algunos minutos a la puerta del templo, antes de seguir sus pasos hasta su lugar. Nos comentan que hubo una enorme falta de tacto y oficio diplomático del prelado.

Por:BajoReserva